Hay muchos sitios en Internet donde encontrar dibujos para descargar, imprimir y que los niños puedan colorear. Escribí una entrada hace tiempo contando algunos de los que solemos utilizar en casa, especialmente el recurso de buscar en Google Images.

Sin embargo hay otro truco que consiste en utilizar un programa de retoque fotográfico para convertir cualquier dibujo que quieras en una lámina para colorear. Yo lo utilizaba antes de que fuera tan fácil encontrar imágenes en Internet, y lo sigo utilizando porque… Bueno, porque da igual cuántos dibujos haya en Internet. Los niños siempre quieren precisamente ese que no está :)

Puedes usar cualquier programa, ya que las herramientas están disponibles de una u otra forma en cualquiera, pero para este ejemplo voy a utilizar Photoshop CS5. No te asustes si no sabes nada de Photoshop, yo tampoco no tengo ni idea.

En primer lugar localiza el dibujo que quieres convertir en lámina para colorear, yo he elegido este dibujo de Mickey Mouse.

Ábrelo en Photoshop y elige la opción “Filtro / Estilizar / Hallar bordes”. El resultado será una imagen donde se difumina el relleno y se resaltan los colores, como esta.

Ahora vamos a reducir los colores al blanco y negro, para obtener el resultado esperado. Elige la opción “Imagen / Modo / Color indexado” y pon un “2” en colores. No olvides quitar la marca en “Transparencia”, para que quede como en esta captura.

Pulsa en “OK” y tendrás como resultado una imagen lista para imprimir y colorear.

Puedes probar con otros dibujos de ejemplo, verás que funciona mejor cuanto más delimitados están los contornos. También funciona con fotografías, pero según la luz y el contraste que tengan puede que la imagen resultante quede totalmente blanca.